Jack: No quiero vivir la vida sin ti.
Helen: Pues no la vivas, salta por la ventana.
Jack: ¿Cómo puedes decir eso?
Helen: Creo que está bastante claro, ya no te quiero.
Jack: No necesito que me quieras, sólo que sigas a mi lado.
Helen: No te soporto.
Jack: No tienes por qué hacerlo, sólo seguir a mi lado.
Helen: Mira, Jack, lo veo difícil, tú eres una grapadora y yo una hoja de papel. Mi vida es ir con otros papeles, juntos, por siempre. Hasta que el quitagrapas nos separe. No es nada personal, es el destino.