Carpa Maldita. Capítulo 8.

viernes, 25 de septiembre de 2015


8. Enzo
Mimi había llegado temprano y se había puesto a calentar, haciendo unos cuantos ejercicios para mejorar su equilibrio. Notaba que tanto entrenamiento estaba empezando a dar sus frutos ya que sus movimientos eran cada vez más ágiles, precisos y elegantes. Aunque tenía que mejorar.

Intentó hacer una cabriola para caer de un pie en el otro sobre la barra pero trastabilló y se cayó de espaldas, dando con todas sus posaderas en la fría y dura arena de la pista.

Carpa Maldita. Capítulo 7.

miércoles, 12 de agosto de 2015


7. Lester y Mimi
Lester estaba nervioso y todavía no sabía por qué. Quizá era que Mimi estaba cada vez más encerrada en si misma cuando trabajaba en la Carpa y ya no hablaba con los demás como antes.

Frank se seguía metiendo con ella, por supuesto, y a voz en grito como no podía ser de otro modo pero Mimi no parecía ya reaccionar a aquellas críticas directas. Y Lester notaba como ella, la chica de sus sueños, se alejaba cada vez más con la élite del Circo.

Carpa Maldita. Capítulo 6.

martes, 4 de agosto de 2015


6. Pies ligeros
—¿Le vio?—preguntó aquel hombre, extrañado.

—¡Claro que le vio! No paraba de chillar y el maldito alambre no paraba quieto—declaró Mika

—Bien. No pienso cambiar nada. Seguid entrenándola en la Carpa e intenta que no se rompa el cuello antes de tiempo.

Carpa Maldita. Capítulo 5.

lunes, 3 de agosto de 2015


5. Pasen y...mueran
—...Todo se queda en la Carpa.—indicaba Mika.—Segunda Norma: No caerse del trapecio, Tercera: Si te caes te levantas...
Mimi sintió el impulso de corregir al hombre por aquella contradicción pero prefirió estar callada mientras escuchaba las normas que tenían aquellos rusos sobre lo que ellos consideraban SU carpa. Mientras Mika enumeraba las múltiples cosas que debía tener presente Anke la examinaba como si fuese un extraño y mal formado ser exótico nunca visto. Un par de veces le dio golpecitos en las caderas, las rodillas y los hombros. Mimi no sabía como sentirse al respecto.

Carpa Maldita. Capítulo 4.

domingo, 2 de agosto de 2015


4. Los reyes del trapecio
Mimi no los había visto más que una vez en todo el tiempo que llevaba en el circo ya que se pasaban el día encerrados ensayando en la carpa central. Incluso comían allí, alejados del resto. Mimi notaba que hacia ellos había mucho respeto y envidia, pero nadie comentaba nada ni solían hablar demasiado con ellos.

Anke era increíblemente hermosa, tenía un pelo rubio ceniza que bajo las luces de la carpa parecía hecho de luz lunar. Una figura envidiable tras miles de horas de entrenamiento y unos ojos azul aguamarina que la hacían resaltar su procedencia nórdica. También era muy alta, parecía una guerrera vikinga.

Carpa Maldita. Capítulo 3.

domingo, 19 de julio de 2015


3. Lester
Lester sudaba la gota gorda. Dar de comer a los animales y limpiar sus espacios era uno de los trabajos más duros que había por allí. Suspiraba, era un trabajo agotador, poco reconocido pero imprescindible ya que salud de todos estaba en juego.

Desde la distancia observaba a la chica nueva que le llamaba tanto la atención. Le sorprendía ver los esfuerzos que realizaba y, de alguna manera, le gustaba mucho. Se podría decir que le había hecho "tilín".

Carpa Maldita. Capítulo 2.

jueves, 11 de junio de 2015


2. Clarividencia
Lorna se había afanado. Mimi se miraba sin reconocerse a penas en el espejo. La chica que era había sido sustituida por una gitana morena, con la cara surcada de arrugas y dientes ennegrecidos. Era curioso lo que se podía hacer con el maquillaje.

—Estás muy bien. Ahora a ver si conseguimos que no metas la pata en las sesiones.

Mimi estaba preocupada. No estaba muy segura de poder hacerlo tan bien como Madame Joie. Cogió aire y se sentó a esperar. La mesa que tenía ante sí era redonda, como las mesas camilla que solía haber en algunas casas, la habían cubierto con un mantel rojo y tenía un tapete oscuro en el centro del cual se encontraba la bola de cristal de Madame Joie y al lado un mazo de cartas de tarot.

Carpa Maldita. Capítulo 1

miércoles, 10 de junio de 2015


1. Mimi
Las fuertes risotadas de Frank se oían por todo el campamento. El musculoso forzudo estaba por la labor de que todos se enteraran de los nulos progresos de Mimi con el trapecio.

—No tiene maldita gracia—le regañó la chica sacudiéndose el polvo de la ropa y comprobando si se había hecho alguna herida—. Me he hecho daño de verdad.
—Quizás deberías dejarle el trapecio a los mayores—observó Frank y volvió a reír a carcajadas—. Ha sido verdaderamente gracioso.—añadió secándose unas pequeñas lágrimas que se le saltaban de los ojos.

Mimi no sabía si enfadarse más, si quejarse o qué demonios hacer. Observó el pequeño trapecio con el que estaba ensayando, suspendido a un metro del suelo. Podía haber sido peor, se podía haber caído de cabeza y matarse. O podía haber sido en la Carpa y no contarlo.

El corazón de la fachada

martes, 9 de junio de 2015

Hacía mucho tiempo que veía ese extraño y llamativo cartel al pasar por la calle. Se trataba de una señal de metal grisáceo con forma de corazón con una pantalla de cristal rojo que por la noche se iluminaba de forma intensa y palpitante, como si marcase unos latidos reales.

Bajo ella, en el mismo edificio, sólo una puerta también metálica sin ningún cartel, horario o rótulo explicativo. Esto era, sin duda, lo más extraño de todo y lo que le hacía pasar por delante todos los días.

Axel se sorprendía ralentizando su marcha al llegar a pocos metros del cartel y paseando embobado mirando hacia la fachada, como hipnotizado por un misterio que ni él mismo se atrevía a resolver.

Jamás había visto a nadie entrar en el edificio, ni la puerta abierta ni nada. Y por eso hizo lo que hizo aquella tarde.

Era un día gris, uno de esos días anodinos que no tenía nada de particular. Axel caminaba como siempre, por aquella calle, reduciendo su paso ante el enorme corazón cuando oyó un latido. Se paró en seco y aguantó la respiración sorprendido. Miró al cartel, estaba como siempre y de pronto otro enorme ruido de un latido, un potente "popom" y un destello rojo en el cartel lo acompañó.

Axel no comprendía, se quedó con la boca abierta, perplejo y pensativo, mirando hacia arriba. Y sucedió una tercera vez. Un latido, un destello. Y un crujido.

Estrés

lunes, 6 de abril de 2015

Había visto el horror, el drama, el sufrimiento. Se encontraba con la mirada perdida y sumida en sus propios pensamientos. No quería hablar, o no hablaba. Al menos eso dijeron los médicos cuando la encontraron sentada en medio de aquel enorme charco de sangre.

— Está completamente en shock. — dijo uno de los médicos que le pasaba una linterna por delante de los ojos para comprobar su reacción.
— Pobrecita, vaya recuerdos le quedarán. — comentó otra de las doctoras que tomaba notas en el historial de la pequeña.

Ella seguía allí, impasible y sin decir nada. Como una figura de cera que ni siente ni padece mientras todos a su alrededor pensaban en lo duro que debía haber sido todo para la muchacha.

La habían encontrado en su casa, en medio de un enorme y pegajoso charco rojo compuesto por sangre de sus padres, cuyos cadáveres acribillados por las balas se encontraban en el suelo, su madre cerca de la puerta por la que había intentado huir, su padre en el sofá, como si le hubiesen cogido por sorpresa y ella allí en medio, de rodillas, bañada en sangre, sin un rasguño físico.

El auténtico drama

domingo, 15 de marzo de 2015

La auténtica tragedia de la vida, el auténtico drama de la misma es nacer y saber que en breve, en un suspiro, todos acabaremos muertos.

En 140 caracteres: Estrella

sábado, 14 de marzo de 2015

Quería refulgir como una estrella, salir en la prensa, rodearse de cámaras y flashes. Subió como la espuma y se quemó tan rápido como Ícaro.

Siempre esperando

miércoles, 25 de febrero de 2015

El príncipe se acercó sobre su ataúd de cristal, contempló su rostro blanco como la nieve, su pelo azabache y sus labios rojos como un rubí. Dudó un instante y se separó. Miró a los tristes enanitos y les dijo:
- Lo siento, no es ella. No es la princesa que busco. - montó a su caballo y se alejó al trote por el bosque.
Los enanitos rompieron a llorar. Llevaban ya tres príncipes y ninguno era el que se había enamorado de ella. Blancanieves llevaba ya tres meses en el ataúd de cristal y ellos la custodiaban con empeño a pesar de tener que ocuparse del trabajo en la mina y en casa.

En 140 caracteres: Catalejo

martes, 24 de febrero de 2015

Se frotó los ojos, miró abajo,  a sus compañeros de navío hambrientos y agotados tras días a la deriva.  Cogió el catalejo y gritó: ¡Tierra!

El archienemigo

sábado, 21 de febrero de 2015

El monstruo del armario miraba con su terrorífico ojo a través de la rendija de la puerta entreabierta. Allí estaba, contemplándole fijamente, el ser que más terror le daba en todo el mundo. Su archienemigo, su némesis, el que más miedo le daba al acostarse: el monstruo de debajo de la cama.

En 140 caracteres: Porcelana

Siempre le había gustado su piel pura y nívea como la porcelana. Y así quiso inmortalizarla, sacó una foto, recogió el cuchillo y se marchó.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...